Teociudad

“Es el año 2198 y se acaba de fundar la nueva Teociudad, en el océano Indico. La ciudad fue creada por grupos de ONG y esta destinada a la implementación de formas políticas teóricas, un experimento social que busca ver los efectos de políticas sociales y económicas no convencionales. La ciudad esta montada sobre una isla creada a partir de basura y escombros de todo el mundo, sobre aguas internacionales, con moneda, bandera, y esta ya reconocida por la Organización Mundial de Naciones como un país independiente. Han venido a vivir solamente voluntarios, de cualquier estrato social y económico, incluidos presos. Mediante las nuevas tecnologías hemos podido hacer crecer plantas y criar animales por lo que esta ciudad ya se encuentra autoabastecida y, por el momento, insertada en el mercado mundial solo para manufacturas…”
– Cómo puede ver, este es el discurso de apertura que tenemos de la desaparecida Teociudad, es todo lo que pudimos rescatar.- Se escuchó decir con desgano el almirante Jao Feng.- Hemos recorrido todo el Indico y no hemos encontrado nada más que escombros y basura, que creemos formaron parte de la base de la ciudad, y esta grabación, probablemente tomada por algún ciudadano dada la calidad, nadie sabe que pasó.- La OMN está muy agradecida con el esfuerzo del Imperio China en la búsqueda de la Teociudad, esta un proyecto mundial con mucha ambición, que había comenzado a dar resultados prometedores.- Afirmó el delegado Morrin.
– De todas maneras aún nuestro submarinos no han terminado de recorrer la plataforma marítima señor. De todas formas, no estoy muy enterado de cuales fueron estos resultados, pensé que había sido un desastre.
– Señor Feng, es verdad que al comienzo fue un desastre. Las noticias mundiales se apuraron en remarcar los errores de la Teociudad y sus gobernantes, pero no debemos olvidar que era un experimento. Los errores y las hipótesis desmentidas de los experimentos también son resultados importantes. De todas maneras, es el poder político de las noticias las que manipularon la información. La ciudad, sin exagerar, estaba siendo un éxito.- Dijo entusiasmado esta vez el delegado.- Yo era el delegado frente a la OMN y al principio estaba tan en duda como usted, pero con los papeles en la mano, los resultados, todo empezó a ser diferente.
– Hemos terminado con el turno de hoy delegado. ¿Podríamos tomar un té mientras me instruye más? Cualquier información es relevante para el hallazgo. – Continuó el almirante Feng mientras dirigía al invitado a otra sección del barco.

El gigante barco del Imperio Chino se trasladaba silenciosamente a más de mil kilómetros por hora por el océano gracias a la nueva propulsión de reversa, que por supuesto controlaba la computadora de a bordo. Esta propulsión consistía en absorber el agua mediante dos grandes turbinas y expulsarlas gracias al mismo movimiento de succión, por unos conductos que trasladaban el agua succionada aprovechando la fuerza de la succión al máximo. Una vez sentados en la cocina, ya de noche, Feng le acercó té blanco al delegado, que continuaba su conversación.

– Muchas gracias Almirante. Bueno, como le decía, la ciudad fue un éxito. Como usted sabe, lo primero que se probó fueron las formas de organización política más conocidas, sobre todo para documentar sus resultados. Un reino, un imperio, feudos, democracia participativa, comunismo, socialismo, neoliberalismo, república, etc. y todos más o menos dieron el mismo resultado. Lo más increíble creo que fue que, a pesar de que había una decisión del grupo dueño de la isla de instaurar o no instaurar, lo cual podría haberle quitado seriedad al experimento, el resultado siempre era el mismo: corrupción, caos, clases sociales divididas, cada una peleando por sus intereses, crimen, etc. Aún cuando pusieron en marcha la más radical de las democracias participativas, donde todas las decisiones eran en grandes asambleas populares, todo a través de internet y con voz y voto exactamente igual para todo el mundo se terminaba cayendo siempre en lo mismo. La gran particularidad de la ciudad era que después se enviaba a las cuentas personales de cada ciudadano el resumen de los resultados. Así pasaron varios años y, mientras que económicamente seguía siendo autosustentada y su moneda era la moneda digital por lo que nunca caían en recesión; mientras que sus avances tecnológicos crecían gracias a esta floreciente economía y crearon todo lo que ya conocemos, el interés de los dueños de la isla, y hasta de los mismos poblador, ahora con un gran sentido y conocimiento político comenzó a ser lo social.
– Todo esto no fue visto en las noticias, solo se veían las revueltas, quizás un poco de mejora en los gobiernos neoliberales pero eso es todo.
– Si señor Feng, muy observador, sin embargo los gobiernos neoliberales fueron los más devastadores. Los demás gobiernos ocultaban y ponían como prioridad otras cosas, por lo que la competencia y el egoísmo no tomaban el lugar central, pero terminaban copando todo. En cambio en los gobiernos liberales el centro de la política social es esta faceta del ser humano, fueron los peores. Fuera de esto, ¿se ha detenido a pensar porque no caían en la pobreza económica como alguna vez sufrió China o los llamados “Estados Unidos” en siglo XXI? En todas las manifestaciones nadie parecía pobre.
– Ese detalle ha escapado a mi visión lamentablemente. Pero esto querría decir que el florecimiento económico y tecnológico no es lo que da seguridad social, ni paz.
– Va usted entendiendo señor Feng. Exactamente esa fue la conclusión a la que llegaron los Teociudadanos y su gobierno. La primera medida entonces, fue incentivar todo lo relacionado a la cultura, a las artes y al espíritu. Empezaron por crear un tipo de gobierno inexistente hasta el momento que llamaron “Reino democrático” que después evolucionó a “Principado en Democracia”. En resumen tenían un Rey que tomaba todas las decisiones basándose en la información colectada de las opiniones de los individuos mediante la red. El príncipe (no de sangre directa) era el encargado de llevar a cabo esas decisiones, de darles formas. La economía, las artes, etc. estaban a cargo solamente de los interesados y sin control directo del gobierno. Lo primero que hicieron fue eliminar la moneda papel y la reemplazar por la digital que, mediante un algoritmo y una tabla de valores elegida públicamente, repartían y pagaban automáticamente de acuerdo a lo que producías. Cómo habían descubierto que cualquier gobierno era básicamente lo mismo habían decidido por este modelo que era el más estable dentro de todo y en donde todos sabían cuanto iban a ganar dependiendo de que hicieran, estaba en la tabla, la cual se esforzaban por cambiar para incluir hasta las personas que no podían hacer ninguna actividad. – Muy parecido a los gobiernos de libre comercio si me pregunta.
– Si, la verdad que sí, fue la decisión más estable ya que el gobierno se centraba más que nada en regular esto para que nadie cayera en la pobreza y sobre todo con profesionales se encargaba de ayudar a los problemas emocionales de la gente, que podían captar mediante cámaras y monitoreo de signos vitales.
– Eso es muy aterrador, no creo que haya sido un avance, parece una distopía de ciencia ficción.
– Veo que usted es muy instruido señor Feng. Sin embargo aún no termina, lo mejor es lo que siguió. Al haber dejado liberado a los intereses de cada uno la actividad se observo que la sociedad tendía a ser cada vez menos productiva en términos de producción industrial y más contemplativa y autoformadora. Se crearon grandes centros de investigación religioso y social, de artes y  humanidades, y de destrezas físicas. Prácticamente se automatizó la producción. Obviamente, como ya habían anticipado, el crimen y la corrupción seguían ahí a pesar de todo. Pero hubo un año, el año 2225, en que un grupo de estudio centrado en la relación entre antiguas creencias y la ciencia, enfocó todos sus esfuerzos en las religiones y filosofías orientales de entre 4000 y 5000 años A.C. Principalmente las Chinas e Hindúes. Sin entrar en detalles descubrieron lo que en sus escritos llaman “la ley”. Empezaron, con su ánimo científico, a probar esta llamada ley, y sus resultados fueron impresionantes.
– ¿La ley? ¿Es legislativo?
– Es más bien como una ley física para ellos. Es una ley que por supuesto no entiendo del todo, los Teociudadanos eran mucho más versados que cualquiera de nosotros, pero hablaba de una relación entre las probabilidades y las formas, casi como la antigua idea de la causa-efecto, pero no tan lineal. Si mal no recuerdo partían de la base que no es una casualidad que algunas probabilidades se concreten en la realidad física y otras no, sino que mediante un cambio en la forma de llevar a cabo las cosas uno podía invertir estas probabilidades, casi calcularlas.
– Discúlpeme delegado, pero no creo estarle siguiendo la idea.
– Muy bien, usted sabe que estamos sobre su barco en este momento. Pero también sabe que podríamos no estarlo. Una de las grandes preguntas de la humanidad es porque se ha dado esta posibilidad y no otra. Si yo tiro una moneda doscientas veces, hay miles de combinaciones posibles sin embargo solo una se lleva a cabo. Nosotros creemos que es tan compleja la cantidad de factores ambientales que sería imposible calcularlo y saber con certeza la respuesta sin embargo, para estos Teociudadanos, no tenia que ver con los factores ambientales. Ellos creían que los factores ambientales mismos estaban sometidos a lo mismo que la probabilidad, que no eran causa sino efectos, evidencias de esta llamada ley.
– Entonces empezaron a analizar los factores ambientales.
– Si. Si señor Feng, si. Y aparentemente resultó que la ley era cierta. Nunca tuvimos datos concretos de esta ley, pero si sabemos que se anunció a su gobierno e idearon un plan para poner en marcha esta ley. Lo siguiente que supimos fue que dejaron de comunicarnos directamente y que el gobierno tomo medidas que consideraríamos de las más arriesgadas. legislaron la corrupción, eliminaron las leyes contra el crimen, quitaron toda señalización de tránsito, quitaron toda asistencia social, quitaron el sistema de pago y la moneda, solo dejaron incentivos para el llamado “buen comportamiento” que eran pequeñeces como no ir a más de x velocidad, o no matar a alguien, etc. Estos incentivos eran cualquier cosa que pudieras tomar de cualquier lado. En sus palabras: el gobierno asumió el papel de la corrupción, del crimen, de la amoralidad, y dio incentivos a los que no asumían ese papel.
– ¡Pero eso es una locura! ¿Qué pasó con la policía?
– Ese fue solo el principio Feng, la policía pasó a arrestar solo a asesinos y asistir en accidentes. El siguiente paso del gobierno, luego de asumir el lugar del crimen fue cambiar sus estrategia al límite y generar total desorganización y caos. En lugar de crear un estado anarquista, en donde se busca la eliminación de la organización estatal, se generaron desorganizaciones apropósito. Ya no hubo leyes que regularan y prohibieran, sino que daban incentivos y proponían; no hubo policía que asumiera el control de la violencia, sino que se reemplazo con la posibilidad de que cualquier persona pudiera asumir este control, y desde el estado se creo una pseudopolicía que arrestaba a quien quisiera controlar la violencia por mucho tiempo y darle una forma definida. Creo que lo más llamativo fue la economía, no hubo sustento de ningún tipo de moneda desde el estado y se designó la desarticulación de cualquier forma de organización que buscara imponer un modelo económico.
– No puedo creer que usted diga que eso fue un éxito señor, no lo entiendo.
– Se olvida de su mente científica Feng, hay que ver los resultados, esperar con escepticismo. Todas estas medidas fueron las que pude entender de sus escritos, había muchas palabras que no las entendía y francamente su aplicación me supera. Supongo que sus habitantes, versados en “la ley”, entendían estas otras medidas no tan concretas como las que le nombre. Según ellos las medidas que le nombre eran meros efectos del cambio que el gobierno había asumido. Lo que si entendí es que al asumir el control sobre el descontrol, al propiciar el descontrol, el caos y la organización, lograron que estos factores, que en cualquier gobierno se daban sin importar que tipo de estado fuera, desaparecieran. Lograron contener y dar un espacio productivo a la corrupción, al caos, al crimen. No me mire así Feng, se exactamente como suena y aunque no se como lo lograron tiene que admitir que tiene lógica amigo. Habían entendido que sin importar que organización humana se quisiera  hacer sobre la sociedad, al fin y al cabo la sociedad era otra fuerza de la naturaleza y el lado desagradable, la complejidad de la naturaleza, etc. era parte intrínseca. De la misma forma al intentar controlar esta naturaleza solo generaban que se desarrollara con más fuerza todos estos componentes contrarios a la organización pensada, mientras más se intentaba de forma conciente mantener la casa limpia, más ensuciaba el inconciente. Al tomar en la conciencia la suciedad, el inconciente colectivo de esa sociedad se encargó de limpiar. Lo siguiente que sabemos es que comenzaron a avanzar a velocidades astronómicas sus avances tecnológicos, sus artes se hicieron más sublimes, su vínculo con la naturaleza, el bienestar de sus habitantes, todo floreció. Creo entender que mientras más apretaban el descontrol, mientras más evitaban tomar el timón, más derecho en su camino fueron.
– Me es difícil de imaginármelo, debe haber cosas que ellos sabían y entendían del mundo que nos superan. Sin embargo, ¿Cómo explica esto la desaparición de la ciudad?
– Bien, esa es la pregunta, ¿no?. La última transmisión que hicieron, antes de desaparecer fue una frase inentendible aún. Decía algo como “Hemos prosperado en la Ley, intentamos unirnos a lo que nos separó de todo, busquen nuestro camino.” y acto seguido la ciudad dejó de ser detectada por radares, videos, todo. Hasta se encontró un video hecho a mano de un pescador en la zona que muestra a la ciudad desaparecer entre cuadros.
– Por eso quieren que sigamos buscando, quieren saber de que se trata ese camino. Pero no hay nada delegado, no hay nada, solo escombros de la base de la ciudad, que ahora que hemos hablado menos sentido tiene si ellos estaban vinculados con la naturaleza porque ensuciar el océano.

– Disculpe que lo interrumpa señor, hemos chocado contra algo en el fondo marítimo, nos esta mandando la información el submarino Shing III.  – Avisó un marino mientras Feng y Morrin subían apurados hasta la sala de comunicaciones. – Parece ser un árbol señor.
– ¿Un árbol en el fondo del océano? ¿De la ciudad?
– No señor, un árbol en el suelo, plantado. Cuando el submarino lo encontró era apenas un arbusto pero en el transcurso de las horas ha estado creciendo y parece como si en sus hojas hubiera cosas escritas. Se le llamo porque esta creciendo sobre un escombro que dice “Teociudad” todo destruido.
– A ver esa imagen, muéstrenme el video. Mire Morrin, mire. Ese cartel de la ciudad parece abandonado hace cientos de años, no hace días y ese árbol, ¿Está escrito sobre sus hojas, sobre su tronco?

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s