Una Conferencia

– Doctores de la Asociación Histórica y Mitológica Mundial. Les traigo la verdad, la última palabra. En este enorme auditorio donde se han reunido todos los periodistas del entorno mundial, los políticos y demás representantes de la humanidad para escuchar de mi descubrimiento. Voy a empezar contando, a los que me estén escuchando por pura curiosidad que mis estudios sobre la mitología y la religión se han concentrado, aunque no exclusivamente…

Constantes flashes de fotógrafos. Cámaras de televisión, micrófonos, celulares y tablets. De fondo del orador el gran vidrio anti bala Sigue leyendo

Anabel 7

 Los remolinos son remolinos. Giran y no piden permiso para nada, pero a mí si me piden permiso y con la mirada los dejo pasar. La relación monolítica entre vos y yo es un remolino que dejamos pasar y dejamos que pidan permiso. Tu remolino, mi remolino, remo y Rómulo en eterna lucha de supervivencia. Si te tengo miedo es porque en realidad me tengo miedo, de ser poco, d Sigue leyendo

Anabel 6

 Caí, en la red. Petrificado, miraba para todos lados, perdido en un pérfido azul transparente que me revolcaba con cada ojal de mi zapatilla interior. Zapatilla que, lejos de ser de marca, solo apuntaba a un buen gusto general. Seguía sin poder devolverle la mirada. Dudas, dudas, decisiones, perdición total y resignación del abuso de poder, sobre mi persona. Tuve que devolver el pedido con un “caminemos” bien actuado, a punto caramelo, de corbata de comunión y limpieza de propaganda. Esa capacidad que tienen algunos y algunas para dominarnos, para terminar creyendo que es nuestra una decisión que no es sino cháchara suya para revolcarnos en sus deseos. Incesto de la vocación y de la palabra con la palabra, del querido y querida, de mil mates quem Sigue leyendo

Aquello que se olvidó de decir.

No llovía, pero la temperatura estaba más baja de lo que pensaba para aquellos días demasiado calurosos para lo que mis padres llamaban “la época fría” antes conocida como invierno. Desde que en la tierra los polos habían cedido y el calor había arrasado lo Sigue leyendo

Carta abierta. (Cuento)

Si te cuento esto es porque no puedo vivir de otra forma. De otra manera siento que te estaría mintiendo y no podemos permitirnos eso. Escuché una vez que toda relación humana debe abstenerse de ser honesta al extremo y estoy de acuerdo, pero aún así es honesta cada vez que te contesté que no podía hablar de eso (cuando me veías perdido en el vacío). He resuelto, tras largos debates, contarte una historia, una anécdota, que quizás pueda servirte de ejemplo de aquellas épocas en que, como un marino perdido en medio del mar car Sigue leyendo

Poema 67. Dejo de buscarte.

Dejo de buscarte.

Si descalzo gano tu ignorar,
en que mundo hay lugar.
¿Te engañan,
Sus virtudes?
En un rezo ojala me encuentres.

Julio Montserrat

Anabel 5

Con Anabel, nos encantaba jugar a buscar el peor bar de la ciudad. En invierno, cuando hacía o comenzaba a hacer frío había o comenzaba a haber ciertas disputas. La principal ocurrencia era porque a ella le encantaba el frío, pero su forma de disfrutarlo era debajo de las sábanas y frazadas tejidas con cuadraditos de colores, que le encantaba tejer dándole formas divertidas, o que ella consideraba divertidas. En cambio, yo, prefería la cruel aventura de divagar por la ciudad aún de noche, sacando frío por la nariz y rezándole a quien tenga que rezarle para no morir congelado, quejándome de la tempestad arbitraria del clima y tocándome la nariz cada dos por tres Sigue leyendo