Pan con chicha.

Era la siesta cerca de la ruta 9. Encima era jueves así que solamente pasaba un camión cada tanto. Al costadito de la ruta, ya llegando a Río Segundo estaba sentado este viejito, que vendía pan con chicharrón mientras comía una manzana con cuchillo porque sus dientes no alcanzaban para cortarla. Lleno de tierra blanca estaba el viejito, al lado de esta ruta que se deterioraba con cada lluvia. Sentado en el banquito, esperando, cada tanto miraba el cartel que había hecho para promocio Sigue leyendo

Anuncios

Aquello que se olvidó de decir.

No llovía, pero la temperatura estaba más baja de lo que pensaba para aquellos días demasiado calurosos para lo que mis padres llamaban “la época fría” antes conocida como invierno. Desde que en la tierra los polos habían cedido y el calor había arrasado lo Sigue leyendo

Anabel 3.

Montaña, camino, hojas secas, árboles altos y flacos, casa con sobrepiso, techo de madera, gente, mucha gente, murmullos, charlas, una risa fuerte, atardecer, olor a humedad de viejo, olor a perfume, olor a niño, olor a menta y peperina, mate, mal aliento, dientes amarillos, ropa de domingo, luz por la ventana, vestido floreado. Montaña a lo lejos, camino de tierra entre los árboles, hojas secas por todos lados de un otoño multicolor que va entre el bordó o escarlata al más puro marrón chocolate o marrón de “el perro come mejor que yo”. Sigue leyendo

En los cafés de la ciudad.

En la estación de servicios, los autos cargando el brebaje negro que les da vida. Vamos controlando esa vida, respiro de muerte en el humo de un cigarrillo venido a menos. El señor mira el pulmotor, como quien no quiere la cosa, a través del vidrio que a veces es espejo (en cuanto a cómo lo enfoqués) y a veces es puerta (en cuanto lo atraviesen mientras estés enfocando). Despliega un cartel luminoso frente a su cara y escribe sobre el:

09:00 hs Turno con el odontólogo

10:00 hs Desayuno Sigue leyendo