Pan con chicha.

Era la siesta cerca de la ruta 9. Encima era jueves así que solamente pasaba un camión cada tanto. Al costadito de la ruta, ya llegando a Río Segundo estaba sentado este viejito, que vendía pan con chicharrón mientras comía una manzana con cuchillo porque sus dientes no alcanzaban para cortarla. Lleno de tierra blanca estaba el viejito, al lado de esta ruta que se deterioraba con cada lluvia. Sentado en el banquito, esperando, cada tanto miraba el cartel que había hecho para promocio Sigue leyendo

Anuncios

Fénix dorado.

Estoy cansado de pactar con lo establecido. Estoy cansado de mirar hacia otro lado y tener que “entender” a estos grandes grupos que nos dominan, que nos dicen que es real y que no. Después de muchos años de estudio he podido acceder a conocimentos que “no son reales” según sus propias palabras. Pude modificarme, pude traer cosas, pude conocer una realidad distinta, velada a la mirada del espectador nobel, escondida en las Sigue leyendo

Nunca lei Hemingway.

Nunca lei Hemingway pero vi una película en la que un personaje actúa como si fuera él y me encantó. Hoy y ayer vuelven los presagios de muerte, una posesión interna que me quema y que quiero creer que a cualquiera le pasa, un monstruo del pasado, de las profundidades, oculto, de antaño, que sin querer despierta y hay que combatir. ¿Por qué hay que combatiro? Porque ya está aca, y someterse no es una opción para los que no somos cobardes (para los que no pretendemos serlo). Nadie sabe quien es, na Sigue leyendo

Aquella tarde, aquella noche.

Ella vestía común, se peinaba común, tenía ojos comunes, hablaba común. Sin embargo todo lo dicho anteriormente es mentira, su ropa resaltaba del resto, su peinado solía ser como la copa de una palmera, sus ojos eran verdes a veces, a veces no, y su vocabulario era extenso y atiborrado de expresiones “difíciles”. Pero era verdad lo que digo, porque ese día había salido de normal, se había disfrazado de normal: remera bordó pegad Sigue leyendo

El sendero a la montaña.

Se me había entregado la gran lanza. Yo, hijo de un simple granjero, con una lanza, me sentía tan cómodo como un toro en medio de un lago. Una amiga de la familia se me acercó, me llevó a mi pieza con la excusa de preguntarme algo acerca de mi trabajo en la granja y me dio dos esferas que, cuando las movías, hacía un sonido hermoso. Ambas azules y ambas con un gallo dibujado. Me dijo que el gallo simbolizaba el despertar, la llamada y que yo sabría cuando usarlas. Se fue, dejándome más preguntas que respuestas. Se me encargo, con esa lanza (me enteraría tarde), liderar un ejército que Sigue leyendo

Caminos (relato de un periodista)

Hay un héroe que no tiene ni capa ni armadura, ni caballo. Solo una sonrisa, un bastón, una mochila, se viste de blanco con telas fuertes, apegadas al cuerpo; con cinturones por todo el cuerpo, partes rotas, amarillentas otras, casi como emparchado pero bien apretado, seguro. Lo que tiene de extraño este personaje es que va cambiando, sin dejar de ser quien es, todos lo reconocen. A veces esas ropas se tornan holgadas y cuelgan, como de lino. Otras, se transforman en ropajes negros, ya sean holgadas o apretadas al cuerpo; su bastón se convierte en espada, en lanza, en guantes de hierro negro, en escudo pero generalmente es solo un bastón más alto que Sigue leyendo