Oraciones de la infancia

Mientras el clérigo caminaba sobre la lluvia, empapado, mirando al suelo, a las 21:30hs de un viernes, cerca del cabildo de la ciudad de Córdoba, chocó con otra persona y levantó la vista para pedir disculpas. El damnificado saco de su bolsillo una pistola robada a un policía muerto y, mientras sonreía, la apoyo sobre la sien del religioso pidiendole que le diera todo lo que tenía. Lo guardo en una mochila y lo saludo antes de irse. “Dios lo bendiga, Padre”.

Resulta que el padre, Antonio Dipiero, era un ferviente seguidor y entusiasta de los curas del tercer mundo, orden que abogaba por una actualización católica en este tipo de territorios. Entendió perfectamente al ladrón, pero por dentro rugía un fuego inmoral. Hacía poco lo habían hechado de su congregación y, además, había sido insultado por su padre por esto. Pensar que se hizo padre porque pensaba que no podría estudiar trabajo social: le habían dicho que eso no dejaba plata. En la congregación al menos no tenía que preocuparse por el dinero. ¿Y ahora? Le habían robado todo lo que tenía: un reloj que le regaló su amada sobrina, la billetera y un rosario de cuando fue ordenado. “Te felicito Antonio, tu vocación te va a dar las alas de los ángeles” le dijo su mentor cuando fue ordenado, dándole ese rosario. No podía más que pensar en que solo eran objetos, en que el ladrón lo hacía para sobrevivir en un mundo que lo marginaba, en el perdón. ¿Y si no era así? El ladrón reía, ¡incluso había hecho un chiste! Y él, impactado, le dio dos muestras de cariño de las dos personas que lo valoraban. ¿Podía ser más estúpido? De todas formas ¿qué veía en el su sobrina? Esa muchacha era lo más inteligente que se podía ser, sin dejar de lado su belleza, admirada por su novio que no solo era atento, sino fiel y compañero. ¿Y el? Abandono al amor de su vida en un intento por llenar los zapatos de la compasión, quedando miserable en la ciudad, y encima cabió recordar que la última entrada al cine que compartió con ella estaba en esa billetera. ¿Qué podría admirar su sobrina en el? ¿Y su mentor? Dedicado completamente a Dios, enviado a Jesuralém y luego al vaticano, con tres títulos, amigable, generoso, humilde. Y el ahí, odiando al ladrón. ¿Qué podría admirarle? Seguro que ambos le querían por compasión y cariño, como el con los vagabundo, esas personas no tenían futuro y aún así les mentía. Los que le querían ¿qué podrían admirarle? ¿qué podrían envidiarle? Quiso convertirse en un héroe para el mundo “miren, sacrifico mi vida por todos” y termina siendo hechado y robado por los que juró defender. Nadie lo aplaudió, nadie lo admiró, nadie nada, robado y hechado por ser un ratón inservible. Cualquiera podría ser el, ocupaba un lugar gris en el espectro. Cualquiera sería capaz de duplicar sus hazañas: 3ro en una carrera del secundario, título terciario de filosofía, soltero, cura, muy bueno haciendo fernet con coca. ¿Qué clase de mozaico del piso era?

El padre se arrodilló en el suelo mojado, llorando, sosteniendo su rostro entre sus manos. Quizo mirar al cielo pero no pudo. Quizo pedir ayudar, pero no pudo. Sollozando comenzó a decir, mientras se golpeaba el pecho: “por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa”

Teociudad

“Es el año 2198 y se acaba de fundar la nueva Teociudad, en el océano Indico. La ciudad fue creada por grupos de ONG y esta destinada a la implementación de formas políticas teóricas, un experimento social que busca ver los efectos de políticas sociales y económicas no convencionales. La ciudad esta montada sobre una isla creada a partir de basura y escombros de todo el mundo, sobre aguas internacionales, con moneda, bandera, y esta ya reconocida por la Organización Mundial de Naciones como un país independiente. Han venido a vivir solamente voluntarios, de cualquier estrato social y económico, incluidos presos. Mediante las nuevas tecnologías hemos podido hacer crecer plantas y criar animales por lo que esta ciudad ya se encuentra autoabastecida y, por el momento, insertada en el mercado mundial solo para manufacturas…”
– Cómo puede ver, este es el discurso de apertura que tenemos de la desaparecida Teociudad, es todo lo que pudimos rescatar.- Se escuchó decir con desgano el almirante Jao Feng.- Hemos recorrido todo el Indico y no hemos encontrado nada más que escombros y basura, que creemos formaron parte de la base de la ciudad, y esta grabación, probablemente tomada por algún ciudadano dada la calidad, nadie sabe que pasó.- La OMN está muy agradecida con el esfuerzo del Imperio China en la búsqueda de la Teociudad, esta un proyecto mundial con mucha ambición, que había comenzado a dar resultados prometedores.- Afirmó el delegado Morrin.
– De todas maneras aún nuestro submarinos no han terminado de recorrer la plataforma marítima señor. De todas formas, no estoy muy enterado de cuales fueron estos resultados, pensé que había sido un desastre.
– Señor Feng, es Sigue leyendo

Pan con chicha.

Era la siesta cerca de la ruta 9. Encima era jueves así que solamente pasaba un camión cada tanto. Al costadito de la ruta, ya llegando a Río Segundo estaba sentado este viejito, que vendía pan con chicharrón mientras comía una manzana con cuchillo porque sus dientes no alcanzaban para cortarla. Lleno de tierra blanca estaba el viejito, al lado de esta ruta que se deterioraba con cada lluvia. Sentado en el banquito, esperando, cada tanto miraba el cartel que había hecho para promocio Sigue leyendo

Una Conferencia

– Doctores de la Asociación Histórica y Mitológica Mundial. Les traigo la verdad, la última palabra. En este enorme auditorio donde se han reunido todos los periodistas del entorno mundial, los políticos y demás representantes de la humanidad para escuchar de mi descubrimiento. Voy a empezar contando, a los que me estén escuchando por pura curiosidad que mis estudios sobre la mitología y la religión se han concentrado, aunque no exclusivamente…

Constantes flashes de fotógrafos. Cámaras de televisión, micrófonos, celulares y tablets. De fondo del orador el gran vidrio anti bala Sigue leyendo

De noche.

Después de sonreírle a sus amigos, con el pucho en la mano, un muchacho se dirige a un bar, solo. Se sienta en una de las mesas de plástico de este bar que es servido en realidad por un kiosco. No sabe que pedir y mucho menos parece interesarle, es solo una excusa y  a la vez un ancla. Pide al final una cerveza que termina bebiendo hasta la mitad. En cada sorbo que toma se la pasa mirando a la calle, viendo pasar los autos en la madrugada. Parece estar cómodo, es el ú Sigue leyendo

Fénix dorado.

Estoy cansado de pactar con lo establecido. Estoy cansado de mirar hacia otro lado y tener que “entender” a estos grandes grupos que nos dominan, que nos dicen que es real y que no. Después de muchos años de estudio he podido acceder a conocimentos que “no son reales” según sus propias palabras. Pude modificarme, pude traer cosas, pude conocer una realidad distinta, velada a la mirada del espectador nobel, escondida en las Sigue leyendo

El árbol de cerezas

– Son más de las 12 del mediodía, Percival.
– Hace 65 años que somos amigos y seguís llamándome igual, Rodolfo. Me parece que voy a empezar a cantarte la canción del Reno.- Bueno, bueno. Me callo entonces – Dijo Rodolfo, enojado, pero recupero rápido su sonrisa – Igual e Sigue leyendo